Skip to main content
Category

RAEE

Conjunto de redacciones e información sobre los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

China ya no quiere nuestra basura

Empieza un nuevo año con cambios en el sector. Se acabó lo que se daba. Con la llegada del nuevo año 2021 en China, el país que durante décadas fue el mayor receptor de basura mundial para su procesamiento cierra definitivamente a cualquier tipo de residuo procedente del extranjero.  Pekín culmina un proceso iniciado por fases hace tres años con el que busca proteger su medio ambiente y la salud pública, y volcar sus recursos en gestionar el creciente volumen de desechos que genera su propia población, que no es poco.

A mediados de los años ochenta, Deng Xiaoping animó a toda la nación a emprender y abrirse al extranjero. Entonces fue cuando China comenzó la importación de residuos sólidos para reciclar con los que cubrir parte de la demanda de su incipiente señor industrial. Se ha llegado a calcular que China llegó a recibir hasta un 95% del plástico usado proveniente de la Unión Europea o el 70% del plástico generado en Estados Unidos. De esta forma, todos estos desechos entraban en sus plantas de reciclaje, dónde el país limpiaba, trituraba, transformaba y reutilizaba casi la mitad de los productos reciclados de todo el mundo.

La nueva normativa china

Esta nueva normativa que entra en vigor, supondrá mayor presión a otros países asiáticos para que sean ellos los recicladores.

Pero con los años, este proceso le ha pasado una gran factura al medio ambiente y la salud de su población, llegando a ser uno de los países más contaminados del planeta. Una gran parte de los residuos enviados desde países desarrollados estaban demasiado dañados, sucios o mezclados con otros residuos no aptos para reciclar, por lo que acababan incinerados o tirados sin control en los vertederos. Tampoco ayudaba que gran parte de las empresas dedicadas a estas tareas fueran pequeños negocios en los que el proceso se realizaba de forma manual y sin prestar gran atención a las normativas ambientales, lo que degeneró en vertidos ilegales, la contaminación de suelos y acuíferos o altos niveles de emisiones de carbono. Por eso es normal que el país asiático haya puesto medidas para solucionar este gran problema.

La capital mundial del reciclaje

En la localidad de Guiyu, en la provincia sureña de Cantón, era el compendio de todos los males de la industria. Conocida en su día como la capital mundial del reciclaje de la basura electrónica, los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, por sus calles se avistaban cantidades de aparatos eléctricos; montañas de monitores, módems y teclados con letras desgastadas, baterías en descomposición junto a las acequias o marañas kilométricas de cables que desprendían un denso humo negro al ser quemados para extraer de ellos el cobre. Y como hemos comentado en otros blogs, estos pueden contener sustancias muy nocivas, lee este blog si estas interesado.

Según las propias autoridades chinas, hasta un 60% de los talleres inspeccionadas violaban la normativa gubernamental en el 2017, y los niveles de plomo, cromo o metales pesados presentes en la localidad eran cientos de veces superiores a los de otras localidades chinas.

Cansada de ser el vertedero del mundo

Pekín comenzó a limitar la importación de basura en el 2017, pero seguía siendo voluminosa igualmente.

A partir de entonces, quedó prohibida la llegada de 24 tipos de residuos para reciclar, incluidos los plásticos, una lista que ha crecido hasta llegar a los 56 artículos. Aun así, existía la posibilidad de solicitar una excepción para la entrada de material prohibido, algo que acabará definitivamente al comenzar el 2021: solo podrán entrar en el país materiales reciclados ya procesados en el extranjero.

Para Mao Da, director de la ONG Shenzhen Zero Waste, las actuales políticas adoptadas por China deben servir de ejemplo para que los países en desarrollo no se conviertan en los basureros del primer mundo, como lo siguen siendo actualmente algunos países de África. “Solo cuando se den cuenta de los problemas que esto genera en el medio ambiente y a su población, y adopten una legislación nacional y controles efectivos podrán romper el ciclo y frenar este comercio injusto” del que parece que los países desarrollados se están aprovechando, y el cuál parece que la sociedad está desinformada, señaló al medio SCMP. Aun así, como ya sucedió en el año 2017, todo apunta a que la entrada en vigor de la prohibición supondrá mayor presión en muchos de sus vecinos asiáticos –Vietnam, Tailandia, Filipinas– para que se hagan cargo de los residuos que China ya no quiere.

Camino hacia una economía más verde

En su camino hacia una economía más verde y sostenible, Pekín podrá centrarse ahora en la gestión de la basura que originan sus propios ciudadanos, unos 215 millones de toneladas anuales que suelen acabar incineradas o en vertederos, un método no eficiente. Poco a poco, el país ha avanzado en varios programas que apuestan por aumentar el reciclaje de productos sólidos a la par que se reducen el resto de residuos. Ciudades como Shanghai o Pekín han sido pioneras a la hora de hacer obligatorio el reciclaje en cada vecindario, y con el nuevo año también quedarán prohibidas las bolsas de plástico no biodegradables en las grandes urbes.

¿Qué pasará con todos esos residuos ahora que provienen de la Unión Europea y de los Estados Unidos?

5 razones para reciclar los RAEE

Qué residuos gestionamos en ACS

¿Qué son los RAEE? Definición de los RAEE

Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) son aquellos aparatos que utilizamos diariamente, como electrodomésticos, ordenadores y material informático, cepillos de dientes eléctricos, secadores de pelo, tablets, lavadoras, teléfonos, frigoríficos o planchas, y que cuando dejan de funcionar se vuelven inservibles y pasan a ser considerados como RAEE.

Si nos ponemos a pensar utilizamos muchísimos a lo largo del día, en casa, en el trabajo… ¿Cuántos electrodomésticos hay actualmente en los hogares españoles? ¿Cuántos pequeños aparatos eléctricos contribuyen a facilitar el trabajo de miles de personas? Y en el campo sanitario o audiovisual ¿qué cantidad de productos electrónicos se utilizan para la elaboración de pruebas o la grabación e imágenes? Ante estas preguntas, cabe añadir otra más: ¿qué se hace con estos aparatos cuando dejan de funcionar? Sencillamente se convierten en residuos.

La legislación de los RAEE viene marcada por el Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero en la que se define lo que es un residuo de aparatos eléctricos y electrónicos y se detalla un modelo de gestión eficiente para ellos.

Importancia de reciclar los RAEE

En ACS Recycling os queremos dar cinco razones para reciclar los aparatos eléctricos y electrónicos y para que toméis conciencia de cómo podemos contribuir al desarrollo sostenible y al cuidado del Medio Ambiente con un gesto como el de llevar a reciclar esos Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE).

Acaba el año y hemos pasado por muchas cosas, con la pandemia mundial. También se han dado fechas señaladas de gran consumo como el Black Friday, el Cyber Monday y ahora ya está aquí la Navidad. Es una realidad que las ventas de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (AEE) se disparan por la ayuda, facilidad y ocio que nos aportan los aparatos eléctricos.

Además de realizar una compra sostenible y responsable, valorando, por ejemplo, la eficiencia energética de los aparatos comprados y también la necesidad real que tenemos de ellos, te dejamos este blog para saber que electrodomésticos son más eficientes… debemos ser conscientes de la importancia que tiene el correcto reciclaje de los RAEE. Esos móviles antiguos y tablets que tenemos olvidados dentro de un cajón tienen todavía una importante función que cumplir.

¿Por qué debemos reciclar los RAEE que ya no utilizamos?

  1. Evitamos la contaminación de nuestro entorno y protegemos así la salud de todos.

Los aparatos eléctricos y electrónicos contienen sustancias peligrosas como el mercurio, el plomo, el cadmio o el níquel que podrían ser muy dañinas para el Medio Ambiente y la salud si no se tratan adecuadamente cuando se convierten en residuos, ya que pueden filtrarse a la tierra, al agua o liberarse al aire. Solo el fósforo que hay dentro de un televisor podría contaminar hasta 80.000 litros de agua ¿Lo sabías? Más información en este blog.

  1. Mejoramos el aprovechamiento de los recursos naturales, que son finitos.

Más del 90% de los materiales con los que está fabricado un teléfono móvil pueden recuperarse y aprovecharse en la fabricación de nuevos aparatos que tienen el mismo rendimiento, calidad y garantías que uno de primera mano. Así estamos evitando también la extracción de nuevas materias primas en la Naturaleza.

  1. Fomentar la Economía Circular.

Con este modelo de gestión de los recursos que ofrece el planeta se establece un ciclo circular que evita el despilfarro de las materias primas y se apuesta por la reutilización de materiales cuando su vida útil se agote. Sin olvidar lo económico, se prima el beneficio social y medioambiental. La Unión Europea ya está tomando medidas para poner en marcha iniciativas que fomenten la Economía Ciruclar. Si quieres saber más sobre este tema de tendencia lee el blog que hicimos al respecto.

  1. Creación de puestos de trabajo.

Son muchas las plantas de reciclaje de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que hay repartidas por todo el territorio nacional, y, poco a poco, cada vez son más. Esto quiere decir que el sector de los residuos es uno de los mayores generadores de empleo verde en España. Se llaman los empleos verdes, y como ya comentamos en el penúltimo blog, las ventajas para las sociedades que reciclan, podría ser una medida para reducir la tasa del paro en España.

  1. Contribuimos a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El correcto reciclaje de RAEE permite recuperar materiales indispensables para los procesos productivos, reduciendo costes de fabricación que la industria puede destinar a inversión en I+D+i para fabricar aparatos más eficientes e inteligentes, lo que repercutiría en un ahorro para los consumidores.

Los RAEE pueden convertirse en un gran problema para el Medio Ambiente, o por el contrario en una oportunidad para frenar el Cambio Climático y generar una prosperidad económica y social fundamentada en la Sostenibilidad. Todo depende de nosotros, y de cómo gestionemos nuestros Aparatos Eléctricos y Electrónicos (AEE) una vez finalicen su período de vida útil. ¿Qué os han parecido estas cinco razones para reciclar los aparatos eléctricos y electrónicos?

Los Sistemas de Gestión Ambiental

¿Qué es un Sistema de Gestión Ambiental?

Un sistema de gestión ambiental se define como una combinación de procesos que permiten a las empresas y sociedades reducir su impacto medio ambiental, aumenta su eficiencia para conseguir mejoras operativas, económicas y reduciendo costes. Un buen sistema de gestión ambiental, ofrece un marco para la gestión ambiental e implica tareas como formación, inspecciones, establecer una política y objetivos, gestión de riesgos etc.

Al implementar un Sistema de Gestión Ambiental, se debe tener en cuenta que, hay que identificar las oportunidades de mejora que disminuyan el impacto de las empresas sobre el medio ambiente, de forma continuada. Con esto también se consigue mejorar la imagen de la empresa y mejorar la situación en el mercado. Algo importante, ya que cada vez los consumidores son más conscientes de la situación, y con la globalización y la gran competencia, pueden elegir entre un gran abanico de empresas que ofrecen el mismo producto o servicio y además sea respetuoso con el medio ambiente.

Principios de un Sistemas de Gestión Ambiental eficiente

Todo Sistema de Gestión ambiental está basada en 5 principios básicos. Veámoslos:

  • Primer principio: se centra en saber lo que hay que hacer, comprobar que existe un compromiso de toda la empresa con el SGA y también definir un Política Ambiental.
  • Segundo principio:  diseñar un plan de Acción para que se puedan cumplir con los requisitos establecidos en la política ambiental y exigidos por la norma.
  • Tercer principio: revisar qué es lo que se requiere, las obligaciones medio ambientales de la empresa, para cumplir con los objetivos y metas ambientales para así buscar las herramientas que se necesitan para seguir con la política ambiental.
  • Cuarto principio: el control, consiste en realizar evaluaciones cualitativas y cuantitativas periódicamente para comprobar si todo lo que se está haciendo es conforme o no a la política ambiental de la empresa.
  • Quinto principio: comprobar e intentar mejorar la política ambiental, las metas, objetivos y las medidas que se han tomado. Es decir, buscar la mejora continua del desempeño ambiental de la empresa.

¿Cómo implementar un Sistema de Gestión Ambiental?

Cualquier empresa, independientemente de su tamaño, sector, producción y facturación, puede implementar un buen sistema de gestión ambiental.

Para empezar y obtener buenos resultados hay que seguir una serie de pasos para su correcto funcionamiento. El primer paso es hacer un análisis de las actividades, es decir, que actividad está desarrollando la empresa y que impacto tiene esta sobre el medio ambiente.

Una vez identificados y establecidos unos parámetros, pasamos al segundo paso. Consiste en establecer controles para hacer mediciones y buscar soluciones para intentar reducir esos impactos o controlarlos según lo que exige la normativa vigente, ya que hay regulaciones a nivel europeo, nacional y comunitario. Un punto importantísimo consiste en que, tanto clientes internos o externos como todos los empleados de la empresa, conozcan esas nuevas propuestas para la Política Ambiental.

¿Por qué es importante?

Como comentábamos anteriormente, hoy en día, la sociedad se preocupa cada vez más sobre la sostenibilidad y protección del medioambiente, por lo que el número de empresas que miran por el medioambiente ha aumentado, y no una empresa no se puede quedar atrás, ya que es casi un valor añadido para las empresas.

Ante esta necesidad de que las empresas cumplan con la normativa para proteger el medioambiente, ha surgido la figura del profesional en Gestión Ambiental, la cual esta figura se encarga de unir las necesidades de protección ambiental con la gestión de negocios.

Funciones de un Gestor Ambiental

  • Ayudar a las empresas a minimizar el impacto de las sociedades sobre el medioambiente, realizar auditorías y conocer la legislación de cada país sobre el medioambiente para aplicarlas correctamente.
  • Análisis de los datos ambientales.
  • Identificar y analizar los impactos que las empresas pueden generar sobre el medioambiente. Incluyendo vertidos de aguas contaminadas, emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, contaminación del suelo, etc.
  • Establecer estrategias para prevenir los riesgos e impactos y proponer soluciones a estos problemas ambientales.
  • Ayudar a definir las políticas ambientales de la empresa acordes a los requisitos de la norma, la legislación propia del país y la Ética Ambiental.
  • Conocer los principios legales y el marco normativo relacionado con el reglamento sobre el medioambiente.
  • Incentivar la práctica de buenos comportamientos ambientales en la empresa.
  • Conocer y evaluar los sistemas de auditoría y de impactos ambientales de la empresa, así como los requisitos técnicos y legales que implica.
  • Dominar tanto las certificaciones nacionales como internacionales en cuanto a las normativas medioambientales para poder implementar correctamente los Sistemas de Gestión Ambiental y evaluar las estrategias ambientales.
  • Ayudar a las empresas a minimizar el impacto de las sociedades sobre el medioambiente, realizar auditorías y conocer la legislación de cada país sobre el medioambiente para aplicarlas correctamente.
  • Análisis de los datos ambientales.
  • Identificar y analizar los impactos que las empresas pueden generar sobre el medioambiente. Incluyendo vertidos de aguas contaminadas, emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, contaminación del suelo, etc.
  • Establecer estrategias para prevenir los riesgos e impactos y proponer soluciones a estos problemas ambientales.
  • Ayudar a definir las políticas ambientales de la empresa acordes a los requisitos de la norma, la legislación propia del país y la Ética Ambiental.
  • Conocer los principios legales y el marco normativo relacionado con el reglamento sobre el medioambiente.
  • Incentivar la práctica de buenos comportamientos ambientales en la empresa.
  • Conocer y evaluar los sistemas de auditoría y de impactos ambientales de la empresa, así como los requisitos técnicos y legales que implica.
  • Dominar tanto las certificaciones nacionales como internacionales en cuanto a las normativas medioambientales para poder implementar correctamente los Sistemas de Gestión Ambiental y evaluar las estrategias ambientales.

Hoy en día, cada vez más empresas se preocupan por la sostenibilidad y el medioambiente. Es por eso, que la demanda de profesionales cualificados en la protección del medioambiente está creciendo cada vez más. Este aumento es normal, pues no solo mejora la eficiencia de la empresa, sino que se consigue mejorar la imagen epresarial entre clientes y proveedores.

En resumen, la implementación de un sistema de gestión ambiental ayuda a su empresa en muchos aspectos.

¿Quieres recibir más información sobre la gestión de tus residuos eléctricos y/o electrónicos?

Completa el formulario para recibir toda la información necesaria para saber cómo gestionar y tratar tus residuos eléctricos y electrónicos para cumplir con la normativa.

Este formulario se encuentra actualmente en mantenimiento. Por favor, inténtalo de nuevo más tarde.

Beneficios de las sociedades que reciclan

Vivimos en una sociedad que no esta acostumbrada a separar los residuos en sus contenedores correspondientes. Separar los residuos y dejarlos en el contenedor que toca cuesta más que echar toda la basura en una misma bolsa y tirarla, que ya vendrá alguien a recogerla y se la llevará.

Reciclar cuesta si no somos conscientes de sus ventajas para el medio ambiente, la economía o la salud. Estos son algunos de los beneficios que el reciclaje reporta a las empresas que lo practican.

Disminuir la cantidad de basura del entorno

Los residuos son ese proceso pesado que pocos tienen en cuenta y que se ponen en medio mientras trabajamos, pero que siempre están ahí. La cantidad de basura generada, lejos de reducirse, aumenta año tras año a nivel mundial. Así lo destaca la ONU en algunos de sus estudios y en otros blogs que hemos tratado este asunto. La generación mundial de residuos sólidos urbanos (RSU) se duplicará en 2025 y será más del triple a finales del siglo. No podemos ni imaginar las consecuencias terribles que puede tener si no actuamos al respecto.

La basura que no se recicla no desaparece como por arte de magia, aunque ya no se encuentre en nuestra zona visible, sino que normalmente acaba en vertederos. Especialmente preocupantes son los de países que reciben la basura que nadie quiere y que amenazan el medio ambiente y la salud de millones de personas. El Atlas de la Basura, elaborado por un grupo de expertos internacionales en residuos, señala dónde se encuentran los mayores vertederos del mundo, como el de Jam Chakro, en Pakistán, cuya basura podría cubrir más de 288 campos de fútbol. Por ello, al reciclar, evitamos que los residuos acaben en vertederos, o todavía peor, en nuestro entorno sin control alguno, y se desaprovechen sus beneficios. Por no hablar de cómo se están llenando los océanos de basura.

Cuidan más la naturaleza

El impacto ambiental de generar nuevos productos se reduce si las materias primas provienen del reciclaje. No es lo mismo fabricar papel desde cero que utilizar papel usado para producir uno nuevo. El ejemplo podría servir para cualquiera de los otros materiales que se reciclan en la actualidad. Asimismo, la contaminación del agua, el suelo o el aire generado por la extracción de nuevas materias primas se reduce. Cuanta más diversidad de materiales reciclemos, cuidaremos mejor de la naturaleza. Y lo mismo pasa con los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Te dejamos este blog al respeto.

Gastan menos energía

Con el reciclaje, la creación de nuevos productos necesita menos energía. Por ejemplo, el simple gesto de reciclar una lata de refresco ahorra el 95% de la energía que se necesita para fabricar una nueva. A simple vista no parece que tenga beneficios inmediatos para cada uno y para las empresas, pero hay que pensar un poco es perspectiva y en el futuro. La energía es lo que mueve al mundo. Encender la luz de casa, cargar la batería del teléfono móvil, ir en coche al trabajo o crear nuevos productos consume energía. Para ello hoy en día se utiliza en gran parte petróleo y carbón, combustibles fósiles que no destacan precisamente por su amabilidad con el entorno. Tener un poco más de conciencia a la hora de deshacernos de los productos no cuesta nada, al principio puede ser más tedioso, pero al poco tiempo se coge el hábito y sale automático.

Reducen el impacto del cambio climático

Ya nadie pone en duda que el cambio climático es real y que es una de las mayores amenazas a las que se enfrenta la humanidad de aquí a los próximos años. El calentamiento global se produce por la excesiva emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, principalmente dióxido de carbono (CO2), fruto de las actividades humanas. El reciclaje, gracias a su menor consumo de energía y materiales, contribuye a una menor emisión de CO2. Lo que repercute en muchas cosas diarias.

Generan más puestos de trabajo

El reciclaje es una actividad que forma parte de la denominada economía verde que la Unión Europea quiere impulsar por su capacidad de “aumentar la prosperidad mientras se conservan los sistemas naturales que nos sustentan”.

En Europa se recicla aproximadamente un 42% de los residuos generados y en el sector del reciclaje hay empleados 1,8 millones de personas. Si esta cifra de reciclaje llegara al 70%, se podrían llegar a generar más de 500.000 puestos de trabajo nuevos.

En ACS Recycling podemos ayudar a las empresas

Según las necesidades, dejamos a disposición de nuestros clientes distintos tipos de contenedores, adaptados a sus necesidades, para depositar los RAEE que generan. De esta manera, conseguimos una maximización de la eficiencia en cada recogida y supone una separación y diferenciación de residuos.

¿Dónde tirar aparatos eléctricos y electrónicos?

el problema de los RAEE para el medioambiente

El acrónimo RAEE hace referencia al nuevo tipo de desechos urbanos, los Residuos de Apartos Eléctricos y Electrónicos. También se les suele denominar de manera más informal como e-desechos o basura electrónica o en inglés e-waste, por las siglas WEEE, que significant Waste Electrical Electronic Equipment.

Son muchas las empresas y hogares españoles que cuentan con una gran variedad de electrodomésticos, los cuales facilitan el trabajo a miles de personas. ¿Qué se hace con estos aparatos cuando dejan de funcionar o son sustituidos? Son los nuevos residuos electrónicos.

De forma gratuita puedes deshacerte de tus viejos aparatos eléctricos y electrónicos en puntos limpios o en comercios

Puntos Limpios

En cada municipio hay una amplia red de puntos limpios donde puedes entregar tu basura electrónica. Puedes consultar aquí un mapa de su ubicación en tu localidad.

Comercios

En comercios de venta de aparatos puedes entregar tu viejo dispositivo al comprar uno nuevo. Asimismo, los comercios deben aceptar pequeños aparatos electrodomésticos (PAE) de menos de 20 cm que les entreguen los usuarios, independientemente de si adquieren o no uno nuevo.

En el caso de viejos electrodomésticos, la empresa distribuidora se encargará de recoger el antiguo al instalar uno nuevo en tu domicilio o, también, puedes entregarlo tú mismo en la propia tienda cuando adquieras el nuevo modelo.

¿Qué es el reciclaje tecnológico?

El reciclaje tecnológico tiene como principal objetivo aprovechar al máximo los desechos provenientes de aparatos electrónicos que han llegado al final de su vida útil. La sociedad ha evolucionado hasta incluir la tecnología en muchos procesos.

Cuando dejan de funcionar, es imprescindible darles un nuevo uso para evitar repercusiones sobre el medio ambiente.

Reciclar aparatos tecnológicos sigue un proceso que empieza con su recogida, posterior clasificación y diferenciación según los materiales que los componen y, finalmente, el desensamble para separar las piezas. Algunos de los materiales resultantes se volverán a utilizar como piezas individuales y otros se fundirán para crear materias primas. Si quieres saber mas sobre el proceso de reciclaje, puedes leer nuestro blog al respeto aquí.

¿Dónde reciclar un ordenador y sus componentes?

Gracias al impulso ciudadano y la colaboración institucional, la concienciación ambiental ante la «chatarra electrónica» ha crecido exponencialmente. Anualmente se generan millones de residuos electrónicos.

En España existen puntos de entrega de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que gestionan el reciclaje de ordenadores, donde el ciudadano puede gestionar los RAEE que genere su hogar.

En ACS ayudamos a las empresas con este proceso, según las necesidades, dejamos a disposición de nuestros clientes distintos tipos de contenedores, adaptados a sus necesidades, para depositar la basura electrónica que genera. De esta manera, conseguimos una maximización de la eficiencia en cada recogida.

Nuestra amplia flota de vehículos autorizada, para el transporte de aparatos electrónicos y eléctricos, nos permite una recogida rápida y eficiente. Abarcando todo el territorio nacional, para poder dar un amplio servicio a nuestros clientes.

¿Dónde tirar monitores y pantallas?

Por poner algunos ejemplos, un solo tubo de luz fluorescente puede contaminar 16.000 litros de agua; una batería de níquel-cadmio de las empleadas en telefonía móvil, 50.000 litros de agua; mientras que un televisor puede contaminar hasta 80.000 litros de agua.

Es necesario de equipo especializado para el correcto tratamiento de monitores y pantallas, se calcula que para producir un aparato informático se consume alrededor de una tonelada de recursos, en el caso de los teléfonos móviles unos 44 kilogramos para apenas 80 gramos de peso del aparato.  Más de la mitad son materias primas empleadas en su fabricación, como los llamados “minerales de conflicto” cuya extracción está controlada por grupos armados o se produce en nefastas condiciones de trabajo, entre los que figuran el tantalio, el wolframio, el estaño, el oro o el cobalto. El problema es que cuando vamos a la tienda todos estos procesos no los vemos y nadie nos lo cuenta o hacemos oídos sordos.

Servicio de reciclaje para empresas

Recogemos los RAEE de nuestros clientes y los trasladamos a nuestras instalaciones, ubicadas en Sant Quirze del Vallés (Barcelona), para posteriormente ser clasificados y tratados correctamente. Nuestra actividad y servicio de reciclaje de RAEE reduce notablemente el impacto medioambiental a partir de una reducción del coste energético y de la contaminación. Este hecho nos lleva a cumplir y hacer cumplir con el ciclo de la economía circular.

A través de nuestro departamento de asesoramiento y atención personalizada, ayudamos a las empresas a cumplir con sus obligaciones medioambientales promoviendo la sostenibilidad y la economía circular.

Contáctanos

Si tienes alguna pregunta o sugerencia, no dudes en contactarnos. Estaremos encantados de ayudarte:

Email: info@acsrecycling.es
Teléfono: 93 119 80 62

Centro de tratamiento y reciclaje:

Pau Vila i Dinarès, 18,
Polígon Can Torras Can Llobet.
08192 Sant Quirze del Vallès, Barcelona, España.

¿Qué es la Etiqueta Ecológica Europea?

La Etiqueta Ecológica Europea (EEE), representada gráficamente por una flor de tallo verde coronada por la letra “E” y las estrellas de la bandera europea, es un sistema de certificación gestionado por el Comité de Etiqueta Ecológica de la UE con el apoyo de la Comisión Europea y de todos los Estados miembros.

Obtener esta etiqueta significa que un organismo público e independiente ha comprobado que el producto cumple los estrictos criterios ecológicos y de rendimiento definidos a nivel europeo.

¿Qué objetivo tiene la Etiqueta Ecológica Europea?

El objetivo de esta etiqueta es promover los productos o servicios con menor impacto ambiental durante todo su ciclo de vida en comparación con otros de su misma categoría. Además, ofrece al consumidor información sobre ellos con base científica, exacta y no engañosa. En definitiva, su objetivo es ayudar a los consumidores europeos a identificar los productos y servicios más respetuosos con el medio ambiente.

Los productos a los que se les haya otorgado la Etiqueta Ecológica Europea podrán utilizar dicha etiqueta en cualquier parte del producto.

Etiqueta Ecológica Europea

¿Por qué es necesario la Etiqueta Ecológica de la UE (EEE)?

En los tiempos en los que vivimos, la concienciación ambiental de los consumidores ha aumentado considerablemente y se ha advertido su deseo de participar en la protección del medio ambiente eligiendo los productos más respetuosos con el mismo. En un blog anterior ya se habló de los electrodomésticos sostenibles y la implementación del etiquetado energético.

Se han observado muchos casos de exceso de publicidad no certificada por ninguna entidad, y puede confundir a los consumidores. Para poner solución y mantener a los consumidores realmente informados con información validada, la Comisión Europea consideró la necesidad de desarrollar un Sistema de Etiqueta Ecológica propio, voluntario, certificado por tercera parte y desarrollado bajo la autoridad de la propia Comisión y los Estados miembros. La Etiqueta Ecológica de la UE está dirigida a los consumidores y les permite elegir los productos apropiados.

La Etiqueta Ecológica es un instrumento de mercado que se inició en 1992 y ha sido revisado dos veces, la última revisión se publicó en el año 2010 bajo el Reglamento (CE) nº 66/2010.

La participación en este sistema voluntario no exime del cumplimiento de los requisitos medioambientales reglamentarios que le sean de aplicación al producto o servicio.

¿Cómo se solicita la Etiqueta Ecológica Europea?

Toda entidad que desee utilizar la etiqueta ecológica de la UE en su producto, presentará una solicitud ante el organismo competente que corresponda, de conformidad con las normas siguientes:

  • Cuando un producto proceda de un único Estado miembro, la solicitud se presentará a un organismo competente de dicho Estado miembro;
  • Si un producto proceda, en la misma forma, de varios Estados miembros, la solicitud podrá presentarse ante un organismo competente de uno de esos Estados miembros;
  • Por último, cuando un producto proceda de fuera de la Comunidad, la solicitud se presentará a un organismo competente de cualquiera de los Estados miembros en el que vaya a comercializarse el producto o ya se ha comercializado.

La autoridad competente controlará que el producto se ajuste a los criterios de la etiqueta ecológica y decidirá sobre la concesión de la etiqueta;

El organismo competente celebrará un contrato con cada operador en el cual se establecen los requisitos de utilización de la etiqueta ecológica de la UE.

En el caso de España, los organismos competentes son designados por las Comunidades Autónomas y es a ellos a quien debe solicitarse dicho formulario.

¿Para qué tipos de producto/servicio se puede conceder la EEE?

La EEE se aplicará a todo producto y servicio suministrado para distribución, consumo o utilización en el mercado comunitario, ya sea mediante pago o de forma gratuita. Es decir, no hay excepciones, salvo que el Reglamento no se aplicará ni a los medicamentos para uso humano definidos en la Directiva 2001/83/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de noviembre de 2001, por la que se establece un código comunitario sobre medicamentos para uso humano, ni a los medicamentos veterinarios definidos en la Directiva 2001/82/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de noviembre de 2001, por la que se establece un código comunitario sobre medicamentos veterinarios.

Los criterios de etiqueta ecológica se establecen por categorías de productos y se basan en:

  • El potencial de mejora del medio ambiente.
  • Las perspectivas de penetración de los productos en el mercado.
  • Viabilidad de las adaptaciones técnicas y económicas necesarias.

La propuesta definitiva de los criterios la realiza la Comisión teniendo en cuenta las observaciones del Comité de la Etiqueta Ecológica de la Unión Europea (CEEUE). Los criterios se adoptan mediante Decisión de la Comisión que se publica en el Diario Oficial de la Unión Europea.

Toda solicitud de concesión de etiqueta ecológica está sujeta al pago de un canon de solicitud. Para más información consultar en el organismo autónomo competente.

Asamblea Ciudadana del Cambio Climático

En los inicios de este año 2020, se aprobó la Declaración ante la Emergencia Climática, donde el Gobierno manifestó 30 líneas de acción para poner en marcha, de las cuales 5 serían en los próximos 100 días des de su aprobación. Una de ellas, en la que nos queremos centrar hoy es la Asamblea Ciudadana del Cambio Climático.

Hace muchos años en los que se lucha para reclamar una participación ciudadana directa en la toma de decisiones para afrontar la crisis climática a la que estamos viviendo. Por ello existen las diferentes asambleas con nombres distintos, en función de cada país.

¿Qué es la Asamblea Ciudadana del Cambio Climático?

Las Asambleas Ciudadanas del Cambio Climático son espacios abiertos de aprendizaje, debate y decisión de la sociedad civil, donde se establece un diálogo sobre temas relevantes que afectan a toda la sociedad y llegan a conclusiones sobre lo que creen que se debería hacer. Cada País tiene su propia asamblea para tratar los temas y añadir posibles acciones para frenar el cambio climático.

Ventajas de la Asamblea Ciudadana del Cambio Climático

  • La primera ventaja de la Asamblea Ciudadana es la independencia real: se compone de unas 150 personas seleccionadas por un sorteo representativo que refleja la realidad social del país.
  • La segunda clave de la Asamblea Ciudadana es la transparencia y la visibilidad: gente de la calle, debidamente informada por científicos y académicos independientes, actores sociales y ONGs deliberan sobre la situación de emergencia climática y social, proponiendo acciones basadas en criterios de justicia social y de interés colectivo. Estas deliberaciones y sus resoluciones finales se retransmiten en canales televisivos públicos y son visibles para el resto de la ciudadanía, que también puede participar mediante una plataforma digital.

Asamblea Ciudadana en España

Según la propuesta del Gobierno de Pedro Sanchez, la Asamblea Ciudadana estará formada por 150 personas seleccionadas por un sorteo representativo por sexo, edad, nivel de estudios, categorías profesionales y territorios. Esto garantiza la independencia y transparencia del proyecto, frente a los lobbies y las presiones de distintos grupos. Los seleccionados, recibirán la información y formación necesaria por parte de expertos y científicos externos, para que el debate y la toma de decisiones sea sólido y fundamentado. Además, la Asamblea incluirá una representación juvenil, porque se entiende que las nuevas generaciones adquirirán mayor protagonismo en la Crisis Climática.

La Asamblea Ciudadana en Europa

Aunque el proyecto se mencionó a principios de año, con la llegada de la pandemia mundial en la que estamos sometidos de la COVID-19, se paralizó el proyecto. Sin embargo, en países como Francia o Reino Unido las asambleas se organizaron meses antes por lo que se ha trabajado telemáticamente.

La Convención Ciudadana por el Clima de Francia presentó, en junio, un informe elaborado durante meses de trabajo, con 149 propuestas orientadas a reducir el 40% de la emisión de los gases de efecto invernadero, que será estudiado por el Gobierno de Macron.

Del mismo modo, la Climate Assembly Uk publicó el pasado mes de junio su informe provisional, diseñado para lograr el objetivo de cero emisiones.

La Materia Prima de los RAEE

Gestión de residuos RAEE

Una vez finalizado el proceso de tratamiento de los RAEE se obtiene la materia prima, esta puede ser muy variada según la tipología de RAEE gestionada, como por ejemplo hierro, madera, plástico, aluminio, cobre, etc. Estos son enviados a tratamiento que mediante diferentes procesos cierran el círculo del reciclaje.

¿Qué es la materia prima?

Se conoce como materia prima a la materia extraída de la naturaleza y que se transforma para elaborar materiales que más tarde se convertirán en bienes de consumo.

Existen algunos bienes materiales que no pueden ser utilizados directamente por los consumidores ya que necesitan ser transformados (el petróleo, por ejemplo). Las materias primas son el primer eslabón de una cadena de fabricación, y en las distintas fases del proceso se irán transformando hasta convertirse en un producto apto para el consumo.

Por eso, en parte, es importante el reciclaje de los aparatos eléctricos y electrónicos, para poder recuperar materias primas y reintroducirlos en el ciclo. El hierro, el cobre y el oro, entre otros, contribuyen principalmente al valor del reciclaje de basura electrónica.

Según la Asociación Mundial de Estadísticas de Desechos Electrónicos afirman que, el reciclaje de materias primas contribuyó a un ahorro neto de 15 millones de toneladas de CO2, equivalente a las emisiones derivadas del reciclaje de materias primas secundarias sustituidas por materias vírgenes.

reciclaje de raee en Barcelona

Reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos

Se conoce como materia prima a la materia extraída de la naturaleza y que se transforma para elaborar materiales que más tarde se convertirán en bienes de consumo.

Si bien el consumo de equipos eléctricos y electrónicos (EEE) nos ha ayudado a mejorar nuestra calidad de vida y nos facilitan muchas tareas ahorrando gran cantidad de tiempo, su producción y uso, condicionados por la obsolescencia programada, son tan exigentes en cuanto a recursos, que pueden volverse en nuestra contra. La sociedad no es consciente de lo que repercute estar cambiando de aparatos eléctricos y electrónicos constantemente, cuando los antiguos siguen funcionando. Así fue como se instaló poco a poco la idea de que los desechos electrónicos son una fuente de recursos, ya que contienen varios metales preciosos que, si se reciclan, se pueden usar como materiales secundarios. Estamos llegando a puntos insostenibles para el planeta, y las organizaciones pertinentes, están apostando por la economía circular.

El consumo global de los aparatos eléctricos y electrónicos, excluyendo paneles fotovoltaicos (grupo número 7 en la clasificación de los RAEE), aumenta anualmente 2,5 millones de toneladas. Solo en 2019, el mundo generó la cantidad de 53,6 Mt de desechos electrónicos, aumentando 9,2 Mt desde 2014 y proyectando un aumento a 74,7 Mt para 2030.

La creciente cantidad de desechos electrónicos se debe principalmente a tasas de consumo más altas, ciclos de vida cortos y pocas opciones de reparación. Por eso en ACS Recycling apostamos por nuestro Centro de Reparación para la Reutilización.

Datos de reciclaje de RAEE

En cuanto a la reutilización de los materiales, en 2019 la recolección y el reciclaje formal documentado fue de 9,3 Mt, constituyendo el 17.4 % en comparación con los desechos generados y aumentando un 1,8 Mt desde 2014, un crecimiento anual de casi 0,4 Mt. Sin embargo, la generación total anual fue de casi 2 Mt, lo que muestra que el reciclado no sigue el ritmo de la generación de desechos.

Las estadísticas muestran que en 2019 el continente con la mayor tasa de recolección y reciclaje fue Europa con un 42,5 %, mientras que Asia ocupó el segundo lugar con un 11,7 %. Por su parte, América y Oceanía fueron similares con un 9,4 % y un 8,8 %, respectivamente. Finalmente, África tuvo la tasa más baja con un 0,9 %. El destino del 82.6 % (44.3 Mt) de los desechos electrónicos generados en 2019 es incierto, y su paradero y el impacto ambiental varían según las diferentes regiones.

En otros blogs hemos comentado la importancia, a nivel de contaminación, del reciclaje de estos aparatos, por todos los componentes tóxicos que llevan los aparatos eléctricos y electrónicos.

Se aprueba el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) 2021-2030

El Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) 2021-2030 resume la planificación básica para promover la acción coordinada frente a los efectos del cambio climático en España en la próxima década, de 2021 a 2030. El PNACC define una serie de objetivos, criterios, ámbitos de trabajo y acciones para fomentar y actuar frente la situación, teniendo en cuenta las competencias que corresponden a las administraciones públicas.

Este Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) 2021-2030, propuesto por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), fue aprobado la semana pasada por el Consejo de Ministros.

Objetivo general del PNACC

En el Plan Nacional de Adaptación del Cambio Climático persigue el objetivo de promover una acción coordinada u coherente frente los efectos que estamos viviendo del cambio climático, con la finalidad de reducir los daños causados hasta el momento y futuros derivados. La concienciación y la apuesta por una economía circular son los pilares fundamentales.

En el documento se recogen las acciones a poner en marcha en diferentes sectores socioeconómicos. Pero en el PNACC se definen siete líneas de trabajo transversales, frente a las 81 líneas de los diferentes sectores.  Estas siete acciones proponen; vulnerabilidad territorial y social, efectos transfronterizos, enfoque de género, prevención de la mala adaptación y la inacción, costes y beneficios de adaptación y de la inacción, y orientación a la acción.

Orígenes del PNACC

El PNACC ha constituido, desde 2006, el marco de referencia de los esfuerzos públicos para la generación de conocimiento y la construcción de respuestas adaptativas frente al cambio climático en España.

Desde su aprobación hasta el año 2020, el PNACC se ha desarrollado a través de tres Programas de Trabajo sucesivos, que han permitido priorizar y estructurar las acciones definidas en el mismo.

La aprobación del PNACC reafirma un compromiso institucional con las generaciones futuras, reconociendo su papel como actores interesados en el freno del cambio climático. Se busca conseguir una orientación hacia una economía más sólida y una sociedad más inclusiva, donde los jóvenes encuentren un escenario de empleo con más y mejores oportunidades.

El PNACC se integra dentro de los instrumentos de planificación en materia de energía y clima, junto al anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, la Estrategia a largo plazo para una Economía Moderna, Competitiva y Climáticamente Neutra en 2050 y el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima.

Puedes leer la presentación completa aquí.

¿Es necesario el PNACC 2021-2030?

Se estima que 32 millones de personas sufren diariamente las consecuencias directas del Cambio Climático en España. Los efectos del cambio climático se hacen cada vez más visibles: expansión de los climas semiáridos, aumento de las sequías y olas de calor, o el alargamiento de los veranos (actualmente su duración se ha prolongado 5 semanas más que a comienzos de los años 80).

Otros de los efectos más notables del Cambio Climático es el aumento de la temperatura superficial, llegando a registrarse un aumento de 0,34ºC cada década. El objetivo más optimista que se ha marcado a nivel global es el de no superar 1,5ºC en el incremento, ya que si se supera este dato se prevén efectos más graves: el doble de sequías, el doble de olas de calor y dos veces más desapariciones de especies. Para frenarlo, es prioritario reducir de las emisiones globales de CO2. En este sentido, los jóvenes se convierten en los principales protagonistas de la lucha contra el cambio climático, ya que durante su vida verán reducido su “presupuesto de carbono”.

Por otro lado, la adaptación al Cambio Climático supone una mayor estabilidad económica y social, así como la apertura de nuevas oportunidades. En este sentido, según el informe de la Comisión Global de Adaptación, cada euro invertido en adaptación podría dar lugar a unos beneficios económicos netos de entre 2 y 10 euros. Además, surgirían efectos positivos adicionales como la conservación del patrimonio natural, la protección de la salud o la seguridad colectiva.

ACS Recycling y su compromiso con el Cambio Climático

Desde ACS Recycling trabajamos para gestionar de forma eficiente los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, desde el punto de vista medioambiental, económico y social, reduciendo el impacto climático.

En las instalaciones de nuestra sede central, ubicadas en Sant Quirze del Vallés (Barcelona), centralizamos las recogidas, clasificamos y descontaminamos los residuos y procedemos a la separación de los distintos elementos y materiales con el fin de reintroducirlos en el mercado como componentes, materias primeras recicladas o equipos reutilizados. Actividad que reduce el coste energético, la contaminación, la sobreproducción de aparatos y explotación de recursos naturales.

Nuestra empresa está enfocada en dar servicios a las empresas, aunque disponemos de un servicio de asesoramiento medioambiental para todos los públicos, donde intentamos aportar nuestro grano de arena para que el residuo eléctrico y electrónico sea procesado correctamente.

Reciclaje electrónico

el problema de los RAEE para el medioambiente

ACS Recycling es una empresa especializada en la gestión y el reciclaje electrónico.

Somos una planta finalista especializada en la gestión y el reciclaje electrónico, dedicados a los servicios medioambientales. Ubicada en Sant Quirze del Vallés en pleno cinturón industrial de Barcelona, con una planta propia de reciclaje de RAEE, autorizada por la Agencia de Residuos de Cataluña, con el código de gestor E – 1508.14 y código de transportista T-4618.

En ACS RECYCLING trabajamos con pequeñas, medianas y grandes empresas, organismos públicos y los principales sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor (SCRAP).

Servicios de reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos

Ofrecemos un servicio de calidad especializado para cada uno de nuestros clientes, para contribuir a la optimización de sus procesos, reducir los costes y obtener la máxima valorización de sus residuos, siguiendo nuestra filosofía de las 4 R; Reducir, Reutilizar, Reparar y Reciclar. Con el fin de ayudar a nuestros clientes a cumplir estrictamente con las obligaciones legales que marca el Real Decreto 110/ 2015.

En las instalaciones de nuestra sede central, ubicadas en Sant Quirze del Vallés (Barcelona), centralizamos las recogidas de RAEE, o en su defecto la descarga, clasificamos y descontaminamos los residuos. Posteriormente procedemos a la separación de los distintos elementos y materiales con el fin de reintroducirlos en el mercado como componentes, materias primeras recicladas o equipos reutilizados. Actividad que reduce el coste energético, la contaminación, la sobreproducción de aparatos y explotación de recursos naturales.

empresa reciclaje elctrónico

Valor añadido para nuestros clientes

Nuestra empresa está enfocada en dar servicio a las empresas, aunque disponemos de un servicio de asesoramiento medioambiental para todos los públicos, donde intentamos poner nuestro grano de arena para que el residuo eléctrico y electrónico sea procesado correctamente, ayudando a todos nuestros clientes asesoramiento para su cumplimiento legal sobre el medio ambiente.

En ACS RECYCLING, creemos que para concienciar hay que conocer, es por esto que ofrecemos formaciones de carácter profesional a diferentes empresas y formaciones de carácter académico a escuelas y universidades.

Falta de reciclaje electrónico

Según las cifras del informe Global E-waste Monitor 2017, España generó en 2016, 930.000 toneladas de residuos eléctricos y electrónicos. Los datos apuntan que tan solo se gestionaron correctamente 198.000 toneladas, lo que representa un 21% del total del residuo producido.

La recogida de residuos eléctricos y electrónicos (RAEE) se realiza a través de los conocidos sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor (SCRAP) y de los gestores de residuos autorizados.

Cada vez, las empresas son más conscientes de sus obligaciones medioambientales, pero es de vital importancia que la sociedad en particular también sea sensible a esta situación, ya que gran parte de los electrodomésticos de uso particular, terminan obsoletos en casa o depositados en la basura orgánica. Conoce uno de los trámites obligatorios para las empresas, como el DARI en Cataluña.

Situación del entorno

El principal problema en que nos enfrentamos es la rápida y creciente producción de aparatos eléctricos y electrónicos (AEE). Años atrás, un electrodoméstico permanecía mucho tiempo en una casa particular, hoy en día, la sociedad tiene por costumbre hacer una renovación constante. La Unión Europea ya esta tomando medidas al respeto, y por ello te interesará leer este blog sobre electrodomésticos sostenibles.

Todas las empresas que trabajamos en el sector tenemos la obligación de seguir concienciando a la sociedad sobre las consecuencias medioambientales de una incorrecta gestión de RAEE.

Los RAEE se fabrican con componentes muy nocivos para la tierra y la salud, como puede ser el plomo, cadmio, mercurio, así como diferentes plásticos no degradables. El incorrecto reciclado de los mismos afecta directamente a las aguas, ríos, lagos, mares y áreas verdes.

Algunos de los residuos eléctricos y electrónicos más contaminantes son las tarjetas electrónicas, las lámparas fluorescentes, los ordenadores, las pantallas y los teléfonos móviles.

Para tener una referencia, la batería de un teléfono móvil puede contaminar hasta 50.000 litros de agua, y un televisor hasta 80.000 litros de agua con las substancias metálicas, plomo y fósforo. Teniendo en cuenta estos datos, nos podemos imaginar las graves consecuencias que pueden derivar a todo ser vivo que habite en el agua.

Estos residuos también pueden ser muy perjudiciales a nivel atmosférico. El incorrecto reciclado de los aparatos de aire acondicionado afecta muy perjudicialmente a la capa de ozono, debido a la destrucción que ocasionan los gases altamente contaminantes CFC.

Actualmente, los países desarrollados envían gran cantidad de estos residuos a los países subdesarrollados. Son estos los que presentan unos riesgos ambientales y sanitarios muy alarmantes, que aparte de contaminar el entorno pueden afectar negativamente a la salud humana, provocando graves enfermedades e intoxicaciones

En consecuencia, la mortalidad de estos países se ve directamente afectada al no tener sistemas sanitarios sólidos.

Comparte este blog para concienciar a la gente de la importancia de reciclar aparatos eléctricos y electrónicos. Como se ha comentado anteriormente, solo se está reciclando entre el 20% y el 25% de los AEE. ¡Entre todos podemos hacer de este mundo un lugar mejor!

Let’s make it! #thinkingreen