Skip to main content

Conocer la diferencia entre los términos de bio eco y orgánico es imprescindible para llevar una alimentación saludable y consciente. El cultivo es una pieza fundamental que determinará los nutrientes de aquello que se consume, y en este artículo se hablará sobre ello.

Qué es la alimentación sostenible y por qué es importante

Hoy en día, la gama de productos saludables no ha dejado de ampliarse. Sin embargo, en este proceso de cambio de hábitos es conveniente fijarse también en el origen y la procedencia de esos alimentos. Gran parte de las cosas que podemos ver en un supermercado se cultivan o se consiguen en la otra punta del mundo. Es por eso que podemos encontrar frutas y verduras fuera de temporada, y por ese motivo también las regiones de interior siempre tienen disponible pescado fresco para comer.

Existe, por lo tanto, una red global que interconecta a los productores con los consumidores de todo el mundo. Sin embargo, asumir esto supone también entender que las explotaciones alimenticias en una zona pueden causar un impacto negativo en otra parte del mundo. De ahí viene la idea de alimentación sostenible.

Hay otra implicación importante, y tiene que ver con el medio ambiente. Si se habla de alimentación sostenible, se hace referencia a un modelo productivo que no limite las posibilidades de producción en el futuro. Esto quiere decir: que no emplee productos tóxicos, que no contamine el medio ambiente y que no estropee las zonas de cultivo.

¿Qué beneficios tiene la alimentación sostenible?

Serían estos:

  • Es un modelo saludable. Que sea sostenible no significa que la calidad de la alimentación se empobrezca. En todo caso, se adapta a las posibilidades de cada momento para ofrecer la mejor dieta sin por ello impactar en el planeta.
  • Es un modelo empático. Se comprende el mundo como una aldea global en la que, aquello que pasa en una punta, puede afectar a la otra. Se fomenta la empatía y se defiende la alimentación saludable como un derecho universal.
  • Cuida el medio ambiente. Hemos visto que se desarrolla un sistema de alimentación que apuesta por los productos de temporada, por la cercanía entre productores y consumidores y por la calidad de los alimentos. Por lo tanto, se alejaría de los sistemas más masivos de producción y de explotación que llevarían a sobrecargas del terreno. Se reducirían drásticamente las emisiones y la contaminación asociada a la producción y preparación de alimentos.

Diferencias entre alimentos Bío, Eco y Orgánico

Vamos ahora a ver en qué se diferenciarían estas categorías de productos. Lo primero que hay que señalar es que este tipo de términos solo tienen sentido dentro del continente europeo. Aquí existen reglamentaciones comunitarias que ayudan a que en todos los Estados miembros se compartan criterios. Sin embargo, en otras partes del mundo no serán definiciones idénticas, y el significado puede variar.

¿Qué es Bío?

Son aquellos productos que no tienen ningún elemento alterado genéticamente. Es decir, que no está elaborado con los famosos transgénicos. La principal ventaja es que este tipo de productos ayudan a mantener intacto el patrimonio genético, a la par que ayudan a que la biodiversidad se mantenga en la zona de producción.

Eco

Son aquellos que han sido elaborados con el máximo respeto para producirlos a partir de un proceso totalmente natural. El objetivo es reducir al mínimo cualquier componente o método artificial en la elaboración del alimento. Gracias a este respeto por la producción, se consigue también que el impacto medioambiental sea mucho menor.

Así, los cultivos estarán libres de pesticidas, contaminantes y demás. Esto no solo mejora la calidad del producto, también protege la tierra.

Orgánico

Son aquellos cultivos en los que solo se han empleado productos orgánicos, sin ningún químico o elemento artificial. En cuanto al cuidado de los animales, por ejemplo, se trata de ofrecerles el máximo bienestar posible para que puedan criarse y crecer de una manera saludable.

Tampoco se utilizan conservantes ni colorantes en el envasado de los productos.

Analizamos las diferencias entre las etiquetas bio eco orgánicoDiferencias entre bío, eco y lo orgánico

 

Como hemos dicho más arriba, en la legislación europea se pueden establecer similitudes de criterios para calibrar estos tres términos. Sin embargo, por lo general, implican cosas muy parecidas. Ahora bien, si vamos a su raíz o a la idea principal de cada uno de estos productos, aquí tendríamos las diferencias.

Lo bío se define por no emplear transgénicos ni alterar químicamente el alimento final. Sin embargo, se puede emplear pesticidas u otro tipo de productos para el abono que no tengan por qué ser, necesariamente, biológicos. Esta es la diferencia radical para con lo eco y con lo orgánico.

Lo orgánico hace referencia a que, en su producción, solo se han utilizado productos de carácter orgánico. Esto elimina a los pesticidas o cualquier químico que pueda ayudar en el crecimiento de las plantas. Ahora bien, a diferencia de los productos eco, no tiene por qué implicar un entorno plenamente sostenible en la producción.

Lo ecológico, por otro lado, es el etiquetado más exigente de todos. No solo se cuida la forma de crecimiento de los alimentos, también el entorno en el que se producen y, de la misma manera, el impacto sobre el mismo.

Estas son las principales diferencias entre bío eco y orgánico. Todo esto es importante para concienciar sobre la relevancia que tiene un modelo de producción diferente y otra mentalidad en la alimentación. Conocer el etiquetado, entonces, es fundamental en este proceso.

Leave a Reply